Diseño cognitivo en espacios exteriores 6-7

Diseño cognitivo en espacios exteriores 6-7

 

Jardinería y paisajismo:

Kaplan (1995) “La naturaleza es reconstituyente y tiene poderes curativos”.

Esto es cierto tanto para las personas con deterioro cognitivo como para las personas sanas que buscan escapar del estrés de la vida cotidiana interactuando con la naturaleza.

Las investigaciones indican que el acceso físico y visual a la naturaleza puede tener los siguientes impactos positivos en personas con y sin demencia:

  • Ayuda a recuperarse de las enfermedades más rápido

  • Reduce el estrés y baja la presión arterial.

  • Mantiene los ritmos circadianos.

  • Ayuda en la absorción natural de vitamina D cuando se expone a la luz solar durante breves períodos de tiempo, lo cual es importante para mantener unos huesos fuertes.

A la hora de diseñar los espacios exteriores de este tipo de complejos, estos han de ser de fácil lectura, amplios espacios abiertos con diferentes hitos que permitan al residente situarse y moverse por el recinto libremente.

Para el paisajismo, es preferible el uso del modelo de jardín inglés, con suaves colinas y caminos serpenteantes, evitando los grandes parterres sobrecargados y los laberintos que puedan romper la visibilidad y desorienten. El uso de árboles, fuentes, riachuelos o estanques como hitos que nos marquen recorridos fomentarán la actividad física y la independencia de los residentes.

Dementia Village, Langley, Canada

Es también importante contar con zonas tanto al sol como a la sombra donde los residentes puedan descansar y socializar disfrutando del aire libre a lo largo de todo el año.

Los diseños exteriores debe integrar a su vez zonas de ocio al aire libre, como un área de gimnasia, un ajedrez gigante, un mini-golf adaptado o una pista de petanca. Todo ello, además de ayudar en la socialización, contribuirá a mejorar la actividad física de los residentes.

La inclusión de un parque de juegos infantiles atractivo para los niños y de mesas y barbacoas donde poder hacer picnics anima a los familiares a pasar más tiempo con sus mayores, ya que las visitas dejan de considerarse una experiencia tediosa, lo cual contribuye a paliar la soledad a la que por desgracia suelen enfrentarse los residentes con deterioro cognitivo.

Dementia Garden

Los jardines y los entornos al aire libre se están introduciendo cada vez más como una importante herramienta de apoyo en el cuidado y el tratamiento de enfermedades.

Los “dementia gardens” son jardines pensados para satisfacer las necesidades específicas de las personas con deterioro cognitivo severo. Para el diseño de estos jardines se deben tener en cuenta tanto los síntomas físicos como los mentales de las personas en cada etapa de la enfermedad.

BALI Award Winning sensory and Dementia Garden Essex, UK

Los beneficios para quienes padecen algún tipo de demencia incluyen:

  •  Forma de ejercicio agradable.

  • Aumenta los niveles de actividad y mantiene la movilidad y la flexibilidad.

  • Fomenta el uso de las habilidades motoras: caminar, alcanzar, agacharse, plantar semillas y cortar esquejes.

  • Mejora la resistencia y la fuerza.

  • Ayuda a prevenir enfermedades como la osteoporosis.

  • Reduce los niveles de estrés y promueve la relajación.

  • Proporciona estimulación e interés por la naturaleza y el aire libre.

  • Mejora la sensación de bienestar debido a una mayor interacción social.

Este tipo de jardín permite trabajar en diferentes campos.

Reminiscencia

El sentido del olfato es particularmente eficaz para provocar recuerdos en todas las personas, pero especialmente en las personas con demencia. A través del uso de plantas autóctonas, familiares y reconocibles, se estimula la reminiscencia en pacientes con demencia,  una forma excelente de ayudar a mantener la agudeza mental.

La selección de plantas y un diseño adecuado también pueden ayudar a la interacción con el personal o las visitas, ya que brindan una oportunidad a los residentes de compartir sus recuerdos y experiencias de vida con los demás.

Foto - Edu Carvalho -
Estimulación sensorial

La estimulación sensorial puede ser una manera maravillosa para que los pacientes con demencia disfruten realmente de la naturaleza y los espacios al aire libre.

Se trata de diseñar un espacio que sea estimulante para cada uno de los cinco sentidos: vista, oído, tacto, gusto y olfato. Hay que seleccionar plantas con una variedad de colores de follaje y flores, plantas con diferentes texturas, hierbas aromáticas, verduras y frutas para el olfato y el sabor, así como hierbas y árboles que se mecen al viento o crujen con este. La elección de las plantas también puede reflejar el cambio de estaciones.

Incluir plantas, bebederos o comederos de pájaros que atraigan la vida silvestre también puede ayudar a estimular los sentidos.

Lakeside Manor, Dementia Garden, San Diego. EEUU

Continua en 7 de 7

 

 

SdlC

Arquitecto Senior, especialista en diseño cognitivo. Residencias, viviendas tuteladas e independientes para personas mayores

Deja una respuesta