Diseño espacios asistenciales y terapéuticos 5-7

Diseño espacios asistenciales y terapéuticos 5-7

Aparte de todas las estancias del hogar ya descritas y de las zonas comunes habituales de un complejo geroasistencial, un centro nuevo, especializado en deterioro cognitivo, debería incluir además espacios terapéuticos y asistenciales que ayuden a frenar el avance de la enfermedad.

Estos espacios pueden ser:

Sala de reminiscencia

Town Square George G Glenner Alzheimers Family Center

Existen múltiples estudios que demuestran los beneficios de este tipo de salas en los enfermos de alzhéimer. Se trata de un espacio que recrea los ambientes y la época en los que los residentes dieron sus primeros pasos como adultos independientes, ya que suele ser ese momento de sus vidas al que vuelven de forma recurrente (primeros trabajos, primer matrimonio, nacimiento de sus hijos, primer coche…).

En Estados Unidos, Inglaterra o Australia ya existen múltiples salas de este tipo, tanto en residencias como en centros de día. “The Glenner Town Square” es un centro de día situado en California, EE. UU., donde el comedor está diseñado como una cafetería de los años 50 e incluso podemos encontrar una gasolinera con un coche también original para recrear así un pequeño pueblo de los años 50.

Town Square George G Glenner Alzheimers Family Center

Salas sensoriales y sala Snoezelen

El uso de salas de Snoezelen está cada vez más extendido en todo el mundo. De forma tímida las residencias españolas las van incorporando, limitándose a espacios muy reducidos en los que los pacientes apenas pueden pasar tiempo.

Se trata de salas especializadas que trasladan una experiencia multisensorial ambiental y lumínica idónea para el tratamiento del refuerzo cognitivo. Es clave que estén muy bien diseñadas y cuenten con un amplio espacio para evitar la sensación de claustrofobia y facilitar la relajación y el tratamiento.

En centros de tamaño medio o grande es aconsejable contar con varias salas de este tipo que impulsen su aprovechamiento y una mejor distribución entre los usuarios. Además de la sala de Snoezelen se pueden incluir salas sensoriales que siguen los mismos principios que esta; se trabaja con tiras de luces LED, diferentes texturas y colores, o se combinan materiales. Este tipo de salas son mucho más económicas, por lo que se pueden hacer de mayor tamaño y que varios usuarios puedan disfrutarla al mismo tiempo. Existen ejemplos muy interesantes, como las habitaciones sensoriales en Kontula, Riistavouri and Roihuvuori Centre, en Helsinki, Finlandia.

Salas multisensoriales Kontula, Riistavouri and Roihuvuori Centre, Helsinki, Finlandia

En caso de no disponer de un espacio específico para este tipo de sala, se pueden adaptar determinadas zonas de las residencias para crear un espacio sensorial.

Existen guías muy detalladas de cómo se han de diseñar y qué elementos han de incorporar, como, por ejemplo, la publicada por la Kingston University de Londres en colaboración con la Southampton University How to make a Sensory Room for people living with dementia, de Anke Jakob y Lesley Collier.

Otra opción interesante y cada vez más utilizada son los videowalls hápticos de LED, que se pueden situar en las zonas comunes para el uso libre de todos sus residentes, como ocurre en la residencia Galleon Gardens, Currumbin Waters, Queensland, Australia.

Piscina / Wellness Centre

A la hora de diseñar los espacios de piscina y Wellness Centre hemos de tener muy en cuenta, además de otros criterios ya mencionados, los ruidos que se producen por la reverberación del agua, los cuales aumentarán el estrés de las personas con deterioro cognitivo. Por ello, conviene incorporar pantallas de absorción sonoras en los falsos techos de estos espacios; a la hora de disponer las pantallas de absorción sonora hay que procurar que estas se perciban como un elemento decorativo más del espacio y no como un elemento industrial.

Piscina Cubierta con paneles de absorción sonora. Decor Systems, Karingal Green Aged Care

Al incorporar un espacio de terapias y wellness centre amplio, bien dotado, con un diseño moderno y atractivo se atrae a los vecinos del barrio o alrededores para que hagan uso de las instalaciones en horarios independientes de los de los residentes. Así el complejo cobrará vida, se contribuirá a normalizar la demencia y la enfermedad de alzhéimer y se fomentará la socialización de los residentes y se evitará su aislamiento.

Espacios complementarios

La integración de espacios complementarios en las residencias es otra de las grandes asignaturas pendientes en el mercado español; espacios como cafeterías, restaurantes, pequeñas tiendas o incluso una guardería, que funcionen tanto para los residentes del complejo como para los vecinos del barrio. Esto permite abrir la residencia al exterior, y se propicia su integración con el entorno, la socialización y el intercambio intergeneracional, con lo que una vez más se evita el aislamiento.

A lo largo de las últimas décadas existen numerosos ejemplos de integración de diferentes espacios complementarios desarrollados en otros países, los cuales han demostrado ser una gran ayuda no farmacológica para los enfermos con deterioro cognitivo.

Algunos de estos espacios son:

Dementia Café”

Crear un entorno seguro y atractivo no solo pensando en los residentes o sus allegados, sino que se pueda convertir en un punto de atracción para otras personas con deterioro cognitivo más leve o para sus cuidadores, donde puedan socializar, charlar sobre sus diagnósticos o los de sus seres queridos y encarar el futuro, así como obtener respuestas. Se trata de una excelente oportunidad para conocer y aprender de otras personas en una situación similar.

Sheridan Care – Dementia Café

Guardería

En los últimos 20 años el concepto de aunar guarderías y residencias para mayores se ha explorado cada vez más, particularmente en los Estados Unidos, donde se abren cada vez más complejos geroasistenciales que incluyen guarderías, por ejemplo, el galardonado “Intergenerational Learning Centre (ILC)”, situado en West Seattle. En este centro una guardería comparte espacio con una residencia de mayores para más de 400 residentes. Durante los cinco días a la semana, los niños y los residentes se reúnen en una variedad de actividades planificadas como música, baile, arte, almuerzo, narración de cuentos o simplemente visitas. Estas actividades redundan en beneficio de ambas generaciones, y facilitan la interacción intergeneracional y la socialización.

Intergenerational Learning Centre (ILC) West Seattle, USA

Este tipo de interacción ofrece a los niños la oportunidad de aprender a normalizar el envejecimiento y aceptar a personas con discapacidad. A cambio reciben amor y atención incondicional por parte de los mayores.

Por su lado, los residentes y participantes del programa se benefician de la interacción frecuente con los niños a lo largo del día, de realizar una actividad física al jugar con ellos, así como de una oportunidad para reír y disfrutar del espíritu y la alegría de los más pequeños. También propicia un sentido renovado de la autoestima al ser una oportunidad para los mayores de transferir sus conocimientos y convertirse en modelos a seguir por los niños.

Pequeño comercio

Una panadería o un pequeño supermercado a los que puedan acceder los residentes, realizar sus compras y desenvolverse sin riesgos es beneficioso para aumentar su autoestima y la independencia, además de fomentar la actividad física y mental. Para los pacientes con un deterioro cognitivo menor se puede incentivar la colaboración en algunas tareas del comercio como parte de su terapia no farmacológica.

Como también podrá ser accesible a los vecinos del barrio o del pueblo, dará vida al complejo, normalizándolo y ayudando a luchar contra la estigmatización de este tipo de enfermedad.

Hogeweyk Dementia Village, Netherlands – DVA Architects –

Continua en 6 de 7 (Disponible el próximo 15 de Marzo)

SdlC

Arquitecto Senior, especialista en diseño cognitivo. Residencias, viviendas tuteladas e independientes para personas mayores

Deja una respuesta