Retos del diseño cognitivo 2-7

Retos del diseño cognitivo 2-7

Continua desde el post La arquitectura y el diseño cognitivo 1-7

 

Retos del diseño cognitivo

Los principales retos del diseño cognitivo a los que nos enfrentamos como diseñadores a la hora de crear un espacio “dementia friendly” son la desorientación espacio-temporal, así como el de la percepción de los diferentes espacios y los objetos que hay en ellos. Como ya hemos visto, las personas con deterioro cognitivo ven todos sus sentidos limitados, así como su capacidad de atención.

Otro gran reto del diseño cognitivo es la pérdida parcial o total de la memoria. Muchos pacientes con demencia tienden a volver de forma recurrente a sus recuerdos de juventud: su primer matrimonio, sus hijos de pequeños, los amigos de la infancia…

Retos del Diseño Cognitivo

Tabla de contenidos:

Arquitectura sensorial y háptica

Los pacientes de Alzheimer necesitan espacios relacionados con los sentidos. A menudo, pierden el contacto con el mundo exterior y se vuelven cada vez más dependientes de sus sentidos primarios. Esto implica la necesidad de establecer una relación más íntima entre la arquitectura y el paciente, que se ve limitado a la percepción sensorial como única vía de comunicación.

Ashley Montagu, antropóloga y humanista, escribió: “La piel es el más antiguo y el más sensible de nuestros órganos, nuestro primer medio de comunicación y nuestro protector más eficaz. El tacto es el padre de nuestros ojos, oídos, nariz y boca. Es el sentido que más se diferencia de los demás, es la madre de los sentidos”.

La arquitectura nos ayuda a situarnos en el mundo, fortaleciendo nuestro sentido de la realidad y del yo. Los pacientes de alzhéimer necesitan referencias sensoriales para no sentirse alienados y confundidos. Debemos crear un entorno seguro en el que aún puedan disfrutar de su vida cotidiana.

retos del diseño cognitivo

 

 Colores y contraste

El color y el contraste se pueden utilizar para facilitar a las personas con pérdida de visión identificar diferentes habitaciones y características clave dentro y fuera de sus hogares.

El buen uso del color y el contraste puede ayudar, por ejemplo, a la orientación, pero también facilitar el uso de los aparatos sanitarios, así como de otros dispositivos del hogar como los interruptores de la luz, lo cual fomenta una vida independiente.

Conviene utilizar códigos de colores por usos, asignando un color diferenciado en las puertas de los baños (o de los dormitorios, en el caso de las residencias) para destacarlas del resto de puertas.

El uso de diferentes colores y texturas en los falsos techos nos pueden servir para marcar recorridos y diferenciar estancias.

Otros aspectos que deben tenerse muy en cuenta a la hora de usar colores es evitar fuertes contrastes en los suelos, ya que esto puede inducir a los pacientes con deterioro cognitivo a percibirlo como un agujero en el suelo (por ejemplo, una alfombra muy oscura sobre suelo claro). Asimismo, hay que cuidar los fuertes contrastes entre suelos mate y brillantes, que serían percibidos como charcos.

También es conveniente también definir bien con la ayuda del color y el contraste el cambio del paramento vertical al horizontal, lo cual ayudará a definir el espacio y sus límites.

Iluminación

Una buena iluminación ayuda a compensar la falta de visión de los pacientes, pues permite aprovechar al máximo sus capacidades y contribuye a que se muevan alrededor de espacios nuevos y/o familiares y asistan en tareas específicas.

Las personas se benefician de niveles altos de iluminación natural. La luz natural proporciona niveles más altos de luz, es más difusa e ilumina áreas mayores. La luz natural, además de beneficiosa para nuestra salud, nos ayuda, a través de sus diferentes cambios de temperatura, a marcar el transcurso del día y mantener unos patrones de sueño normales.

Por ello, en las zonas con menor iluminación natural es conveniente el uso de luz LED indirecta, que pueda cambiar su temperatura de color para adaptarse a las diferentes horas del día: más fría por las mañanas y más templada por las tardes. Es incluso conveniente que estas luces se adapten no solo a la hora del día sino también a las diferentes estaciones del año.

Industralight LED Lighting Opal Aged Care Blacktown High Living

Para las horas nocturnas es igualmente importante el uso de una iluminación tenue e indirecta, que nos ayude a situarnos, pero sin deslumbrar, evitando los reflejos y destellos; es siempre preferible el uso de múltiples puntos de luz para conseguir de esta forma una iluminación más uniforme sin grandes claro-oscuros.

Tecnología asistencial

Hoy en día nadie duda de los beneficios de las ayudas tecnológicas de asistencia pasiva. Disponibles tanto para el hogar como para las residencias de mayores, se debe diseñar teniendo en cuenta la integración de estas nuevas tecnologías.

Las alarmas de asistencia de emergencia, los sensores de gas y desbordamiento de agua en cocinas y baños, entre otros, proporcionan tranquilidad tanto a los pacientes como a sus cuidadores.

Los asistentes inteligentes (Google Home, Alexa, Apple Homepod, etc) son aparatos relativamente económicos que pueden ayudar a los residentes de múltiples formas: como recordatorio de los medicamentos, tareas pendientes, como sistema de comunicación con los seres queridos, como forma de entretenimiento (música, audiolibros, etc.) o como fuente de respuestas a preguntas simples. Además, existen en el mercado aplicaciones destinadas específicamente a personas con deterioro cognitivo, que sirven como refuerzo para la memoria, como puede ser My Carer.app.

Otras tecnologías, como el control de la temperatura ambiente, el control de la temperatura de luz o la monitorización de los residentes, han de estar integradas desde el inicio en el diseño.

La combinación de múltiples tecnologías de domótica activa, pasiva y asistencial hacen más compleja la planificación y su diseño, por lo que es aconsejable incorporarlas al proyecto desde su concepción, de tal modo que sea lo menos intrusiva posible y a la vez garantice la máxima funcionalidad, previendo incluso futuras ampliaciones y actualizaciones de dispositivos y tecnologías.

Su carga de complejidad, unida a su inversión inicial y de mantenimiento, hacen que para el sector de residencias geroasistenciales en España el componente tecnológico sea muy escaso, con lo cual se reduce la capacidad asistencial y de bienestar de los usuarios. Sin embargo, poco a poco se van abriendo paso desde otros sectores y países e incorporándose a las residencias (p. ej.: sistemas de localización, asistentes virtuales y robóticos, inteligencia artificial y big data). Comienzan así a mostrarse como grandes aliados que, combinados e integrados con tecnologías de control y alertas, pueden facilitar enormemente la vida de los pacientes con alzhéimer y otras demencias, así como la de sus cuidadores, familiares, profesionales médicos y sociales.

Continua en post Diseño cognitivo de los espacios 3-7
 Ir a Inicio

 

SdlC

Arquitecto Senior, especialista en diseño cognitivo. Residencias, viviendas tuteladas e independientes para personas mayores

Deja una respuesta